En los últimos años, el sector porcino de capa blanca español ha experimentado una profunda transformación que le ha permitido crecer, de forma sostenible, año a año. También ha sido así en el año 2020, a pesar de la crisis mundial provocada por la COVID-19.

Durante todo este tiempo, es de recibo resaltar el esfuerzo y la gran labor realizada en general por todos los agentes del sector agroalimentario. En el caso del porcino de capa blanca, podemos decir con mucho orgullo que ha estado a la altura de las circunstancias demostrando, como debe ser en los momentos más difíciles, su grado de compromiso con la sociedad. Un trabajo que, en estas terribles circunstancias, ha puesto de relieve el carácter esencial de la actividad.

Seguir leyendo en diariodesevilla.es