¿Qué piensas cuando escuchas la palabra ahorro? Seguramente viene a tu mente la imagen de una hucha en forma de cerdito, pero ¿cómo es que se empezaron a crear artefactos para guardar dinero con la forma de este peculiar animal?

Si bien es cierto que la práctica de ahorrar se remonta muchos años atrás, incluso antes de la creación de los bancos, las personas guardaban su dinero en contenedores con pequeñas ranuras, ¿cómo es que estos adoptaron la forma de cerdos rosados?

Seguir leyendo en elfinanciero.com.mx