Una sentencia afirma que la bioseguridad de la granja, los aspectos sanitarios de la explotación ganadera, el bienestar de los animales y la gestión medioambiental son facetas trascendentes y propias del veterinario de explotación.

El Colegio de Veterinarios de Cádiz se ha hecho eco de una sentencia que, según indica, defiende “la asignación de actividades exclusivas del veterinario de explotación”. En este sentido, desde el colegio explican que un mes antes del inicio de la pandemia vio la luz el Real Decreto 306/2020, de 11 de febrero, por el que se establecen normas básicas de ordenación de las granjas porcinas intensivas, y se modifica la normativa básica de ordenación de las explotaciones de ganado porcino extensivo, de gran importancia para el sector en España por ser uno de los principales productores en el ámbito europeo y mundial.

Seguir leyendo en Animal’s health