El sector porcino es un gran generador de empleo en nuestro país y en eso insisten en las macrogranjas cuando se ven “injustamente” en el punto de mira de asociaciones ecologistas. Su apuesta es el respeto por el medio ambiente y buen trato a los animales sin desatender la demanda cárnica de los consumidores.

En el municipio de Paradinas, en Segovia, hay una granja que cuenta con 1.500 cerdos. Daniel de Miguel, director adjunto de Interporc, señala a Buenos Días Madrid que el sector se ha adaptado a las circunstancias normativas en medio ambiente que pasan por el bienestar animal. “En bienestar animal estamos muy avanzados y cumplimos con la legislación más estricta y, además, hemos impulsado un sello: El de compromiso de bienestar, certificado que avala las buenas prácticas. Es de una auditora independiente, certificada y con un rigor científico”.

Seguir leyendo en telemadrid.es