La Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino se han sumado a las protestas de estos días de ganaderos y agricultores. Consideran que «desde el sector ganadero de porcino se está viviendo una criminalización, dirigida por unos pocos, contra las granjas con el objetivo de que sirvan de justificación hacia políticas más restrictivas en un momento donde Europa se está jugando el futuro de su soberanía alimentaria».

«No podemos compartir los medios restrictivos empleados que dificultan la adaptación del sector a estos nuevos escenarios puesto que cualquier cambio estructural necesita tiempo y una fuerte inversión de dinero. Las políticas europeas ya aprobadas de fertilización de suelos, de deforestación, de medicamentos veterinarios; las que están en camino: Directiva de Emisiones Industriales y bienestar en el transporte; y las normativas que se están preparando: bienestar en granja y matadero, están suponiendo y van a suponer impactos directos sobre el incremento de costes de producción, reducción de capacidad productiva y desajuste en el mercado entre la producción y la industria que tendrán que repercutir de alguna forma a lo largo de la cadena», aseguran.

Seguir leyendo en eurocarne.com